Escuela de Arte Dionisio Ortiz Juárez http://www.escueladeartedecordobadionisioortiz.com/

CICLO FORMATIVO DE GRADO SUPERIOR DE ENCUADERNACIÓN ARTÍSTICA
FAMILIA PROFESIONAL ARTES APLICADAS AL LIBRO ESCUELA DE ARTE DIONISIO ORTIZ DE CÓRDOBA

Escuela de Arte Dionisio Ortiz Juárez


lunes, 6 de mayo de 2019

PASTA ESPAÑOLA VERSUS PASTA VALENCIANA

Comenzamos esta semana de este recien iniciado mes de mayo dando entrada en esta ocasión a la unidad didáctica correspondiente al "Libro en pasta española/pasta valenciana", realizada por el alumnado durante el tercer trimestre.


 

Este tipo de encuadernaciones se caracteriza por la utilización de la badana, piel de cordero u oveja curtida, con decoración que proporciona un acabado moteado o jaspeado. La diferencia entre la pasta española y la valenciana es que en el caso de la primera los tintes suelen ser de color castaño, usando sulfato de hierro o zumaque de origen vegetal, sobre la piel de color avellana, y se realizan con la obra ya encuadernada.


 En el caso de la pasta valenciana la badana se tiñe y decora antes de la encuadernación, y los tonos de la piel incluyen colores vivos y variados, con multitud de técnicas de teñido que le dan acabados caprichosos, como los marmoleados en colores verdes, azules, rojizos y anaranjados, que dotan a los libros de una encuadernación de apariencia suntosa.



Pasta española es la encuadernación genuina de España; Es el libro cubierto con piel de cordero curtida y preparada por el encuadernador, con un jaspeado en forma de ráfagas de color negro o de café, más o menos claras, producidas por manchas de sulfato de hierro.


 Trabajo realizado por la  alumna Alba Haro Forn:








Estudio de las guardas





 Trabajo realizado por la  alumna Soledad Campos Castilla:





Los encuadernadores aplicaron el machado y jaspeado a las pieles, de calidad inferior, con la finalidad de que ofreciesen grato aspecto a la vista. Su práctica se remonta a principios del siglo XVII. Para el jaspeado usaron brochas de cerdas ásperas, humedecidas en disoluciones de sales metálicas y, principalmente, del hierro.





Las pieles se humedecían con agua. Las gotas de los reactivos se deslizaban de unos lugares a otros; las pastas de los libros, presentaban con el jaspeado un aspecto semejante a las vetas de las maderas, de las raíces y de los mármoles.




Proceso de Trabajo realizado por Ana Olmo Gómez:


Pasta española es la encuadernación genuina de España; Es el libro cubierto con piel de cordero curtida y preparada por el encuadernador, con un jaspeado en forma de ráfagas de color negro o de café, más o menos claras, producidas por manchas de sulfato de hierro.


Para el jaspeado se albuminaba o engomaba la superficie de las pieles, sentadas sobre los cartones de los libros. El jaspeado de las pieles en pasta española cada vez se practica menos por la poca demanda del mercado, por este motivo esta modalidad de encuadernación va desapareciendo en la actualidad.


Detalles constructivos




Estudio de las guardas



En otros tiempos era misión del encuadernador jaspear y pintar las pieles, hoy en día y estando todo tan industrializado por ciertos especialistas y fabricantes de curtidos, se presentan en el comercio, maravillosamente jaspeadas, pieles de todas clases y, a la vez, económicas.




Conviene tener presente que todos los colores formados con ayuda de ácido nítrico, sulfúrico y agua regia, son poco recomendables; porque si sus fórmulas no se calculan bien, a los pocos años, en las pieles pintadas por estos métodos se desprende la carne por exceso corrosivo, quedando los libros de algún valor viejos y carcomidos por los ácidos, con su consiguiente depreciación.






Útiles que se emplean para el jaspeado en la pasta española
1.   Un bastidor formado por cuatro reglas con cantos biselados, encajados en dos barrotes para que se puedan correr. Sustituyen también  a este aparato unas reglas sobre pies graduables, para darles inclinación. También, a su vez, se puede utilizar para jaspear la prensa de dorar los cortes y lomo o hacer cajos.
2,  Dos escobillas: una de raíces de esparto, para el agua, y otra de raíces de arroz, para esparcir el tinte. 
3. Un balde de regular anchura para tomar el agua.
4. Varias esponjas para absorber el agua y el color, a fin de que no manche el color los cantos y cejas de las pieles.
5. Un palo duro, redondo, para sacudir sobre el la escobilla al esparcir el tinte.

A continuación el trabajo realizado por Laura Castro:





Enhorabuena y buen trabajo!!

3 comentarios:

  1. Particularmente prefiero encuadernaciones vegetales. Creo que el tema de los animales debería ir desapareciendo de este tipo de prácticas. Pero es solo una opinión, claro.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por las explicaciones de las diferencias entre pasta valenciana y española, siempre las confundía y ahora ya no lo haré.
    ¡Estupenda la entrada!

    ResponderEliminar