Escuela de Arte Dionisio Ortiz Juárez http://www.escueladeartedecordobadionisioortiz.com/

CICLO FORMATIVO DE GRADO SUPERIOR DE ENCUADERNACIÓN ARTÍSTICA
FAMILIA PROFESIONAL ARTES APLICADAS AL LIBRO ESCUELA DE ARTE DIONISIO ORTIZ DE CÓRDOBA

Escuela de Arte Dionisio Ortiz Juárez


lunes, 11 de febrero de 2013

EL DRAGÓN Y LA PRINCESA

Encuadernación en pasta todo piel badana natural con diseño previo en mosaico superpuesto por yuxtaposición de diferentes tipos de pieles, encuadernado con cuatro parejas de falsos nervios en composición dinámica, libre y con una original concavidad. Los rótulos grabados a la vela.



Me encanta la rebeldía contra todo sentido coherente del existir humano. La conclusión es previsible y, en Sabato, degradación  de la condición humana. Es el vacío de la nada.



 El encuadernador o encuadernadora termina siendo como un boxeador entrenando en la playa, dando ganchos de izquierda al aire, cuyo existir es duro, desolado, a veces solitario, en un chocar,  chocar  y volver a golpear y ser golpeado, en un dinamismo vivo que cualquier obra de arte nos da, pero por cuya razón de ser sería absurdo hacer preguntas definitivas para dejar de investigar sin más.




Se ha dicho que el valor de la obra de Sabato no radica tanto en su mensaje como en su riqueza simbólica. Pero tal vez, la fuerza de su simbolismo está toda en función de un mensaje devastador y pesimista, negador de toda auténtica esperanza.



El "nihilismo" sabatiano va más allá del simple nihilismo. En él, la nada se presenta como la trágica culminación del periplo del ser humano, el cual está como condenado a priori a la aniquilación y se aniquila precisamente por la vía de la existencia: existir es ser nada, caminar hacia la nada, hacia el vacío sin sentido. Lo dicho, hecho o deseado contra la ley eterna es, en Sabato, supuesto necesario de la trágica marcha hacia la nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario